domingo, 13 de febrero de 2011

6.Cómo Nacieron Haití y la República Dominicana en 10 Breves Lecciones

por William Read


Parte VI: La Invasión de Dessalines

Al estallar la rebelión de los esclavos, Jean Jacques Dessalines era un esclavo en una finca de un liberto, cuyo apellido asumió y de cuya propiedad se apoderó tan pronto pudo asesinar a su amo. Dessalines había nacido en las selvas de Africa y fué traido a la colonia francesa de Saint Domingue en su adolescencia. Su ignorancia salvaje, su crueldad horripilante e inapagable sed de sangre dieron a su nombre siniestra notoriedad hasta nuestros días; desde el primer día de su participación en la insurrección hasta el instante de su muerte a manos de sus congéneres en las afueras de Port-au Prince, su carrera fué la de un carnicero de víctimas humanas.
Georges Biassou

Ingresó Dessalines al séquito de Georges Biassou, en cuya fortaleza estaban numerosos prisioneros blancos-hombres, mujeres y niños- capturados en sus fincas. Estando Biassou ausente, Dessalines dispuso la matanza de los cautivos franceses, colocando las cabezas en los postes de la alambrada de la cerca alrededor de la fortaleza. En premio, Biassou le concedió el mando de un regimiento.

Después de Toussaint traicionar a los españoles, Dessalines llegó a ser el colaborador predilecto de L'Ouverture, y fué el ejecutor de los proyectos mas sangrientos de su jefe, simpre recibiendo el espaldarazo por su acción. Su asociación con Toussaint le enseñó las costumbres y modas de la oficialidad francesa, y así lo vemos trajeado al estilo de la moda impuesta por el Directorio en Francia. Usaba una cajita de rapé con un espejito que consultaba cada vez que tenía sed de sangre. Si estaba empañado no mataba, si estaba claro, sí lo hacía!!!

Después de la deportación de Toussaint, Dessalines asimió el primer puesto entre los jefes negros y la evacuación del territorio por el General Rochambeau, muerto ya Leclerc, condujo a su proclamación como dicatdor vitalicio y proclamar la Independencia de Haití e indivisibilidad de la isla el 1ro de Enero de 1804. Esto fué la materialización del proyecto acariciado por Toussaint.

El decreto del General Ferrand que permitía a los colonos españoles reducir a la esclavitud a los prisioneros haitianos se usó como pretexto para hacer valer la indivisibilidad proclamada.
Jean Louis Ferrand

Llegaron a los oídos de Ferrand los preparativos de Dessalines para la invasión de la parte oriental y se preparó para rechazar la amenaza de invasión; pero la falta de recursos y el escaso número de hombres a su disposición,hizo que Ferrand desistiera de la defensa del Cibao. Tampoco en Azua había posibilidades de rechazar efectivamente a las huestes haitianas.

El 16 de Febrero de 1805 Dessalines invadió el territorio oriental de Saint Domingue, usando la misma táctica de su antiguo jefe Toussaint: despachó por el norte un ejército bajo el mando de Cristophe a tomar el Cibao y seguir a Santo Domingo, mientras que él mismo y el mulato Petión penetraron por el sur a fines de encontrarse con el ejército del norte en los muros de la Capital. Después de unos días en que encontraron poca resistencia en Las Matas de Farfán, Azua y Baní, llegaron a las puertas de Santo Domingo el 5 de Marzo.
Henri Cristophe

El ejército del norte encontró una resistenica mayor; los habitantes de los pueblos norteños huyeron delante de los invasores y se atrincheraron a orillas del río Yaque del Norte en Santiago, bajo el mando del Coronel Reynoso del Orbe. Este pereció en la lucha junto a la mayoría de sus valientes seguidores. Cristophe entró a Santiago el 25 de Febrero, Lunes de Carnaval y los haitianos se dedicaron a beber todo el ron que encontraron el la ciudad. Luego se dedicaron a robar, estuprar y matar, dando rienda suelta a sus instintos salvajes. Muchos se refugiaron en la iglesia, pero todos allí fueron degollados, y el sacerdote, el Padre José Vásquez, mientras decía misa, fué quemado vivo, usando el papel de los libros sagrados y su vestimentas para avivar el fuego. Finalmente el templo, lleno de cadáveres mutilados, fué también pasto de las llamas.

En su marcha hacia la Capital, al pasar por otros pueblos del Cibao, Cristophe y sus huestes repitieron los mismos excesos que habían cometido en Santiago, por lo que llegaron a la Capital dos días mas tarde que las tropas de Dessalines. El sitio de la Capital se prolongó por tres semanas. Los haitianos ocuparon San Carlos en las afueras de la ciudad y luego capturaron el puesto de Pajarito, un suburbio a orillas (izquierda)del Ozama. Con escasas provisiones, parecía que la ciudad tendría que rendirse, pero al llegar de repente un barco desde la Martinica que también trajo un pequeño refuerzo a Ferrand, la situación cambió totalmente.

La suerte siguió favoreciendo a Ferrand cuando la flota del Almirante Missiessy, enviado por el recién coronado Emperador Napoleón a hostigar el comercio británico se apareció en El Placer de los Estudios. Con esta ayuda se hicieron inmediatamente planes para rechazar a los sitiadores. Una columna de tropas francesas y dominicanos desalojó a los haitianos de San Carlos; en ese combate perdió la vida Juan Barón, que tanto se había distinguido en la invasión anterior. Dessalines, enterado de los refuerzos recién llegados y para evitar una inminente derrota, ordenó levantar el sitio y retirarse el 29 de Marzo. La retirada no tardó en convertirse en derrota, pues Ferrand despachó columnas en persecusión de las hordas fuguitivas; le hicieron muchas bajas, pero no llegaron muy lejos tras ellos.

Citadelle Laferrière en Haití
Dessalines, contrariado por la derrota, ordenó la destrucción de todo lo que se encotrara a su paso. Haciendo creer en su paso por el Cibao que Ferrand había capitulado agarró a los cibaeños mansos y los hizo reunirse en los templos a dar gracias al Creador, para degollarlos y quemarlos. Cristophe llevó prisioneros del Cibao hasta Cabo Haitiano, donde los puso a trabajar en la construcción de su Ciudadela. Petión, por su parte, desobedeciendo órdenes superiores, pudo reprimir los excesos de la soldadesca en su retirada por el sur.
Anterior

1 comentario:

  1. Un amigo que estuvo en el Palacio de Gobierno de Puerto Príncipe cuenta que en el salón redondo bajo la cúpula hay bustos de bronce de los héroes haitianos; en el extremo mas occidental está el busto de Dessalines, mirando hacia el oeste, con una leyenda que dice "Dar media vuelta cuando la isla sea una e indivisible"

    ResponderEliminar