sábado, 24 de octubre de 2015

Recuerdos de la "Era de Trujillo"

por William Read, LfM THH (Alemania)

Trujillo gobernó la República Dominicana con mano férrea durante 31 años. Ascendió al poder el 16 de agosto de 1930 por elección popular "amañada", fué Presidente por 2 períodos consecutivos 30-34 y 34-38, alternó la presidencia con Peynado 38-40 (fallecido) y Troncoso 40-42 (completa período), volviendo a la presidencia los períodos 42-47 y 47-52 nuevamente, tras reforma constitucional que aumentaba a 5 años los períodos de gobierno. Entonces gobernaron el hermano de Trujillo (Héctor B.) 52-57 y Balaguer 57-62 (interrumpido por el asesinato del dictador el 30 de mayo de 1961).

 La "Era" ya tenía 7 años cuando yo nací en 1937; en la escuela primaria nos enseñaban que teníamos una democracia abierta, seria y respetuósa de los derechos ciudadanos; se enseñaba "Instrucción Moral y Cívica" en todas las escuelas.

De mi casa a la escuela primaria cruzaba la calle principal de la ciudad capital, El Conde; aveces tenía que esperar que Trujillo y su séquito militar pasaran marchando -a pié- en dirección al Antiguo Palacio de Gobierno de la Ciudad Colonial (actual Calle Las Damas). 

Eran los años de la II.Guerra Mundial y circulaban pocos vehículos, y muy despacio! La gasolina y los neumáticos escaseaban y no había repuestos para vehículos. Rentas Internas repartía mensualmente tickets para comprar gasolina, para racionarla a 2 galones por día por vehículo. 

En vez de motcicletas había burros, en vez de camionetas había carretas empujadas a mano y muchos coches (taxis) tirados por caballos. Los excrementos animales se secaban y deleznaban; el polvo resultante era arrastrado por las lluvias regulares al cuestionable sistema de alcantarillado pluvial.

Ví circular camiones con ruedas de madera que traían los alimentos del campo a la ciudad; también recuerdo haber viajado en autobús público sin motor y tirado por varios caballos. Los coches de caballos eran muy comunes y los vendedores ambulantes se transportaban en burro o usaban una carretilla de 3 ruedas que empujaban por toda la ciudad.

Tenía 10 años cuando tomé conciencia de que algo andaba mal...Con la terminación de la II.Guerra Mundial en 1945 se distendieron algunas restricciones que existían por ese motivo y la actividad política abierta se inició. Trujillo se postulaba por segunda vez por el segundo período consecutivo y por primera vez los partidos de izquierda aparecieron en el panorama político de la República. Al ganar los aliados (Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos y Rusia) la guerra contra Alemania y Japón, la ideología izquierdista -que ya prevalecía en Rusia desde 1917- pasó a ser una opción para los paises democráticos, que hasta entonces era lo que pretendíamos ser. 


Recuerdo vagamente los comentarios de la estampida por la calle de El Conde de los cientos de asistentes a la convocatoria del Partido Comunista de la República Dominicana a la Plaza Colón, a la que también acudieron muchos "ciudadanos" con periódicos enrollados (con un tubo galvanizado de 1 pulgada adentro) y a la señal de un disparo al aire comenzaron a repartir "periodicazos" a diestra y siniestra.

Con la deportación de los convocantes en 1947, se sinceriza la dictadura; la mayoría de los deportados eran valiosos jóvenes intelectuales universitarios y profesionales, que fueron a parar a Estados Unidos, Cuba, Puerto Rico y Venezuela. Los simpatizantes del Partido Comunista se identificaban a sí mismos con actitudes particulares como llevar la corbata sin el último pase del nudo ó llevar el saco sobre los hombros sin introducir los brazos en las mangas. Con las deportaciones estas señales desaparecieron del panorama!

Mas tarde Trujillo imitó la entonces reciente postura de los funcionarios  norteamericanos, donde un ministro de apellido Dulles en 1953, comenzó a denunciar la amenaza comunista en Estados Unidos. Dulles postulaba que la era bolchevique en Rusia era tan vieja como el capitalismo en EUA y el atraso de Rusia comunista era evidente. Por tanto había que rechazar su doctrina.

En otros países de latinoamérica no se imitó a John Foster Dulles y se toleró la ideología Marxista sin restricciones. Dulles veía conspiradores comunistas hasta en la sopa; así que Trujillo llamaba "comunistas" a sus enemigos, con lo que mantenía el apoyo de norteamérica. 

Durante la II.Guerra los viajes al extranjero eran mínimos y los pasaportes caducaron; mas tarde, para renovarlos, se "depuraba" primeramente al solicitante en el llamado -y temido- Servicio de Inteligencia Militar (SIM). Si el solicitante no tenía nexos familiares con los "comunistas" se le otorgaba el pasaporte. Eso sí, el consulado norteamericano otorgaba visa a todos los solicitantes (el régimen de Trujillo ya los había "pre-aprobado"). Y al regreso de cada viaje, el oficial de migración retenía los pasaportes a todos los dominicanos que regresaban al país!

Y para evitar que lo derrocaran por la fuerza, Trujillo reforzó su ejército con equipos de la II.Guerra que consiguió con sus amigos norteamericanos. Amigos que Trujillo -muchos de ellos- había conocido durante la ocupación norteamericana de 1916-1924; amigos que le habían ayudado a conquistar el poder en 1930. Había leído a Maquiavelo y aprendido que "el poder no se cede, se conquista!"....y no estaba dispuesto a cederlo después de haberlo conquistado.

A la sombra del poder absoluto, Trujillo engrosó su fortuna rápidamente. En los años subsiguientes llegó a ser uno de los hombres mas ricos del mundo. Repartía dádivas entre sus áulicos; para ello, en ocasiones, llenaba un escritorio con fajos de billetes, mandaba a buscar a sus amigos y los invitaba a tomar su tajada. El tamaño de esa tajada servía como patrón de medida de la ambición de cada uno de sus colaboradores.

También la economía del país mejoró notablemente; la disciplina de la Era pudo lograr que las reservas monetrias aumentaran mucho mas allá de la deuda externa. Asesorado por un economista judío que se refugiaba en el país, fundó el Banco Central de la República Dominicana con papeletas en español que sustituyeron a los dólares, cambiándolos 1 peso por 1 dólar. Con los dólares que sacó de circulación saldó la Deuda Externa! Con truco, pero lo hizo...aun recuerdo su elocución radial para anunciar su hazaña.

Construyó un monumento en una isleta de la Av. George Washington para conmemorar ese evento. Administraciones mas recientes desviaron esa avenida haciéndo el monumento a un lado, restándole importancia al mismo. Si bién esa pieza no tiene gran valor arquitectónico -el pueblo la butizó con el mote de "La Obelisca Hembra"- con certeza es hasta ahora un recordatorio de que una vez, en 1947, la Administración de la República Dominicana canceló su Deuda Externa. 

Las relaciones con Haití se manejaron con mano dura. La primera manifestación fué el tratado Trujillo-Vincent de 1935 confirmando el tratado fronterizo de 1929; hasta 1934 Haití estuvo ocupado por los Marines norteamericanos (en RD los Marines salieron e 1924, después de instalar a Horacio Vásquez como Presidente de la República). Los haitianos alegaban que lo de 1929 había sido un acuerdo con un gobierno de facto y por lo tanto carecía de validez.

Se cuenta que previo a la firma del tratado, Trujillo y su corte viajaron por tierra a Puerto Príncipe por la ruta de Jimaní con unos 100 vehículos que partieron ordenadamente cada 2 minutos de Jimaní, de modo que al salir el último vehículo, el primero ya debía haber llegado a su destino. Esto fué una maniobra de franca ostentación y poder. 

En otro viaje a Haití, Trujillo y su comitiva llegaron por mar en barcos de la Marina de Guerra dominicana a Puerto Príncipe. Antes de bajar a Tierra, se disparaba una salva de 21 cañonazos que anunciaba que Trujillo pisaría Tierra en Haití; de igual modo, antes de subir a bordo de las naves se repetía la dosis de pólvora. Trujillo y su comitiva dormían en los barcos de guerra dominicanos....

En el primer encuentro para la regularización del tratado se citaron ambos presidentes en la línea fronteriza sobre un puente de madera recién construído por orden de Trujillo para el efecto, según testimonio del ingeniero que construyó la obra, el Prof. Mauricio Alvarez. El constructor estuvo presente durante el encuentro y temía un desplome del puente por exceso de carga. Felizmente la actividad se llevó a cabo sin tropiezos.

Los meses subsiguientes en 1936 y 1937, el dictador le dedicó especial atención a la frontera, dando paseos de inspección -a caballo- por toda la línea fronteriza con cierta frecuencia. Una anécdota relata el encuentro casual de Trujillo con un oficial haitiano en la frontera. En esos días las relaciones entre ambos países eran amistosas y Trujillo hizo el saludo militar al oficial; el oficial, en buen español insultó de palabra al dictador al negarse a contestarle el saludo. Esa misma noche, disfrutando de unas copas de cognac Napoleón en Monte Cristi, autorizó la matanza de todos los haitianos de esa zona que se encontraran ilegalmente en territorio dominicano.....

Trujillo fué acusado de recurrir a métodos usados por Hitler en Alemania para exterminar la etnia judía. El dinero del dictador para silenciar a los políticos haitianos  y el apoyo soslayado de  los norteamericanos sirvieron para solucionar el conflicto.   Desde entonces la injerencia del dictador en los asuntos haitianos fué notoria: quitaba y ponía gobiernos con facilidad.

Mi padre, Héctor Read Barreras, era médico licenciado de la Universidad de Santo Domingo y doctorado de la Universidad de Hamburgo, de Alemania. Había sido enviado a Alemania por su mentor el Dr. Karl T. Georg del Hospital "San Antonio" de San Pedro de Macorís en un programa de intercambio: Mi padre conocía y distinguía las enfermedades tropicales y se fué a trabajar al Instituto Tropical de la Universidad de Hamburgo; allí él tuvo la oportunidad de completar su doctorado. Un médico alemán ocupó en cambio su puesto de trabajo en San Pedro de Macorís. Hamburgo, el puerto mas importante de Alemania, recibía a muchos de sus marineros mercantes procedentes de climas tropicales, contagiados con enfermedades que los médicos alemanes no distinguian bien ni sabían tratar.

Al terminar su doctorado mi padre regresó en 1931, casó con mi madre, Polimnia Espaillat de la Mota, y regresó a su puesto del Hospital San Antonio de San Pedro de Macorís. Allí  estuvo laborando hasta principios de 1941, cuando renunció a su cargo por discrepancias con el Dr. Georg, su jefe y empleador. Así que nos mudamos a la capital. Entonces tenía yo 4 años y esa mudanza es el recuerdo mas antiguo que tengo grabado en mi mente. Mi padre era Regidor del Ayuntamiento de SPMacorís y fungía de Síndico provisional en sustitución del titular, que se encontraba en campaña reelecionista. Recuerdo que viajaba con frecuencia en el vehículo del periódico "La Nación" a San Pedro a despachar asuntos pendientes.

En ese año ya la II Guerra Mundial se inclinaba visiblemente a favor de Hitler y con la entrada de los Estados Unidos a la guerra, la República Dominicana se vió forzada a hacer lo mismo. El Dr. Georg fué hecho prisionero de guerra y llevado a los EEUU. Decía mi padre que si se hubiera quedado trabajando con él, a lo mejor se lo hubieran llevado prisionero como "nazi asociado".....

Mi padre consiguió trabajo en el Hospital Antitubercoloso Dr. Martos de la ciudad capital; para ir al trabajo caminaba de madrugada hasta el Parque Independencia y pedía a algún camión de carga que se dirigiera en dirección al Cibao, lo llevara hasta el hospital, 5 Km. mas adelante; ese hospital estaba situado donde estuvo el Campus I de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña hasta hace una década (ahora se construyó en ese sitio una tienda de muebles de una cadena sueca). Para regresar a casa usaba el mismo método. No había transporte público para ese servicio. También consiguió trabajo en la Universidad de Santo Domingo como profesor. Su padrino de tesis, el Dr. Fernando A. Defilló, lo recomendó positivamente.

Los submarinos alemanes asediaban y hundían a todo mercante que se asomara por aguas del Caribe; hundieron los vapores "San Rafael" y "Coamo" de bandera nacional entre otros muchos de bandera extranjera. El invento norteamericano del radar de exploración polar, permitió encontrar a los submarinos agresivos en la oscuridad de la noche (emergían a cargar baterías y aire fresco con motor diesel) y destruírlos uno tras otro, metódicamente, mas de mil, con lo que los EEUU pudieron preparar la invasión a Europa y aniquilar a Hitler. La guerra continuó en el Pacífico -Japón era aliado de Hitler- hasta que EEUU lanzó sus bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki y Japón firmó su rendición.

Con esta explicación caemos en mis primeras conjeturas concientes de la dictadura que expliqué al comienzo. No solamente fuí yo quien cayó en cuenta de la situación sino toda mi generación. Nuestros padres notaban que ya discerníamos sobre la situación política y nos pedían suma discreción y cuidado! con quién comentabamos el asunto. En especial nuestros parientes involucrados con el régimen, no debían notar que sabíamos tanto...Había que estar muy seguros de quién es quien para dejarle saber lo que sabíamos e intercambiar "información". 

Desde países vecinos, Venzuela y Cuba principalmente, llegaban emisiones de radio con propaganda antitrujillista. Escuchar esas transmisiones era equivalente a ser comunista y/o antitrujillista y mas de un joven fué hecho preso por ese hecho. Los audífonos eran objetos escasos y valiosos ya que ningún comerciante los importaba. Mi amigo Manuel y yo fabricamos unos audífonos caseros. Se oían muy mal porque no se conseguía lámina metálica suficientemente delgada para que vibrara adecuadamente. Decíamos que eran para radio-galenas, pero también servían para escuchar las emisoras antitrujillistas.... 

En 1946, un año después de terminada la guerra, comenzaron a llegar manufacturas de los Estados Unidos; los nuevos Ford y Chevrolet costaban 2400 dólares, también llegaron Buick, Pontiac, Oldsmobile y Cadillacs de General Motors y Mercury y Lincoln de Ford Motors Company. También Studebaker y Nash comenzaron a circular por las calles de Ciudad Trujillo. Fué mi primer recuerdo de haber viajado a mas de 60 Km/hora!

La economía dominicana se manejaba antes de 1948 con dos elementos infalibles: los dólares por concepto de exportaciones de azucar, café, cacao y tabaco que entraban al país que limitaban las importaciones al monto de las exportaciones; los impuestos aduanales se usaban básicamente para pagar a los servidores de la administración pública. Las Rentas Internas procedentes de impuestos locales al consumo se usaba para inversiones. 

Con la Fundación del Banco Central de la República Dominicana comenzó a evolucionar este sistema. Pero las importaciones comenzaron a superar a las exportaciones y se comenzó a controlar el cambio de divisas, que era a la par con el dólar. Cómo viajar estaba controlado con la expedición de pasaportes, eso ayudaba a mantener el tipo de cambio. Para obtener dólares el ciudadano los solicitaba a su banco y dos días mas tarde, tras la aprobación de la solicitud por el Banco Central, el banco comercial, cambiaba los pesos por los dólares solicitados. Se creó entonces un mercado "gris" de dólares en base a los pagos que compañías extranjeras hacían a sus empleados locales.

Esos dólares en cheques se pagaban al principio a 1.05 pesos; se llamaban "dólares fuera del sistema". Este mecanismo se mantuvo hasta finalizados los doce años de la administración de Balaguer 1978. El exceso sobre un dólar que se pagaba por el cambio se llamaba "la prima", cifra que variaba segun la abundancia o escasez de dólares en el mercado paralelo.

Con la terminación de la II Guerra Mundial, Europa se dedicó a reconstruír las desvastaciones causadas por la guerra. El perdedor fué el mas afectado, Alemania, que quedó dividida en 4 parcelas, militarmente ocupadas, casi totalmente destruídas; los alemanes fueron castigados con la Ley del Talión, vengando la destrucción de bienes y mercancías de los hundimientos de miles de barcos mercantes en el Atlántico. Los bienes de producción que quedaron intocados fueron desmontados y llevados a los países vencedores como botín de guerra.

Mi primer viaje en avión fué a Santiago de los Caballeros en 1946, recién inaugurada la Compañía Dominicana de Aviación, aerolinea estatal, originariamente de los Trujillo, mis padres me pusieron en el avión y mi padrino el Dr. Nicolás Penzo Fondeur me recogió en Santiago media hora mas tarde. Eso fué en vacaciones, mes de Julio. El Dr. Penzo había estudiado medicina en Alemania y fué compañero de estudios de mi padre en Hamburgo. Penzo estaba casado con una alemana, mi madrina Gertrudis, y los padres de ella habían venido a Santiago a visitar a su hija, cuando los sorprendió la guerra.

A los pocos días de mi regreso de vacaciones ocurrió el terremoto de 1946 con epicentro en la fosa de Puerto Rico, causando un maremoto que borró el poblado de Matanzas; su magnitud fué de 8.1 en la escala de Richter, causado por una subducción violenta de la Placa Norteamericana bajo la Placa del Caribe. Se sintió con violencia en todo el país. Como nunca había vivido un temblor de tierra, imagínense el pánico que sentí al percibir las siguientes réplicas!

El verano de 1947 lo pasé en La Vega con mis primos maternos de la familia Espaillat, en casa de tía Ana, casada con Arturo Abreu. Mis primos René, Rubén, Jaime y Arturito me hicieron pasar días inolvidables en esa oportunidad; desde entonces nos tratamos como verdaderos hermanos; las vacaciones terminaron bruscamente por una llamada telefónica de mamá que me colocó en un puesto de linea Duarte para la Capital. La causa me la explicaron al llegar a casa: se esperaba por horas una invasión armada de antitrujillistas provenientes de Cuba y todos volvíamos a nuestras cuevas.
La invasión de Cayo Confites no pudo salir de Cuba: Se dice que Trujillo pagó a Prío Socarrás un millón de dólares por su detención..

Trujillo celebraba las fiestas patrias del 27 de Febrero y/o del 16 de Agosto con desfiles militares mostrando su gran poderío militar a todos los embajadores de la región; desfilaban tanques, cañones, vehículos militares, la infantería del ejército, bien apertrechada; la fuerza aérea hacía demostraciones en el malecón. Las conspiraciones contra su poder lo obligó a organizar un ejército desproporcionadamente grande para las necesidades del país. Con estas acciones, Trujillo demostraba al mundo que por la fuerza no se podía eliminar su régimen. 

En esta época mi padre contrataba los domingos en la tarde un carro público de un conocido que hacía turnos en la esquina de "El Ariete" (El Conde con 19 de Marzo) que nos llevaba a Boca Chica por diez pesos. Tantas veces fuimos que llegamos a alquilar una casa de veraneo en Boca Chica, de las muchas de alquiler que tenían los Vicini en esa localidad; pagábamos 30 pesos mensuales. La amueblamos con algunos muebles viejos que teníamos. Así que las vacaciones de Semana Santa y de verano las pasamos en Boca Chica en 1948 y en 1949. La carretera era mala y estrecha y el viaje duraba una hora. Había carros públicos que cubrían la ruta. Muchas familias pudientes veraneaban en BC en ese entonces: Troncoso, Contreras, Sánchez (de SPM), Perdomo, Lluberes, Tavarez, Marchena, Carías, Michelén, Faxas. Con muchos jovenes de esas familias hice amistad entonces.

La invasión fracasada de 1947 se materializó en junio de 1949, cuando un grupo de jóvenes valientes llegó a las costas de Luperón, Puerto Plata, en un avión Catalina y desembarcaron armas y pertrechos. Se quedaron a la espera de otros dos aviones que no llegaron a destino, que debian llegar a La Vega y a San Juan de la Maguana. Fueron capturados por la guardia de Trujillo, juzgados y encarcelados. Les llamaron "sediciosos".

En 1950 terminé la escuela primaria en el Colegio Santo Tomás, que quedaba en la Plaza de Regina; había entrado en el segundo de primaria. Al momento de escribir esta ponencia la gran mayoría de  mis compañeros de entonces ya han muerto. Cuando me encuentro con alguno vivo, pregunto por los que aún viven...Ese verano volví a pasar unas semanas en La Vega, donde las tías solteras Elisa y Sofía. Allí vivía en pensión un joven Tirso Concepción que me invitaba los domingos al mediodía a tomar cerveza en un restaurant frente al parque. Llegabmos a almorzar después de la 1 p.m. y la cabeza me daba vueltas!

Murió entonces El Dr. Defilló y a mi padre lo nombraron Director del Laboratorio Nacional en sustitución del fallecido. Le tocó carro con placa oficial: O-1465. El chófer era Juan Jesurum, de San Carlos. En ese año viajó mi padre a Europa a un congreso médico en París y pasó por Hamburgo a visitar viejos amigos que aún vivían. Todo estaba "kaput" decían los alemanes, y que necesitarían otros 7 años para disponer de los escombros...
Mi hermano Héctor pasó sus vacaciones en Washington, donde aprendió inglés en el Teacher's College de esa Ciudad. Mi hermana Nora había acompañado a mis padres a Europa. A mí todavía no me tocaba! Al llegar Octubre entré a la Escuela Normal Presidente Trujillo. Inspectores eran los hermanos Virgilio y Negro Travieso, el Director el Dr. Rogelio Lamarche y una pléyade de profesores de indiscutible calidad académica y humana. Hace apenas unos años me le presenté a uno de ellos, el Dr. Jacinto Mañon, que no me recordaba y le dije que él había sido mi profesor de secundaria en la NPT y me contestó: "Oh, pero aquello era Harvard!"

En los años de secundaria 50-54 hice muchos amigos en el 1ro C, 2do E, 3ro A y 4to de Matemáticas (entre ellos estaba Felipe Rojas Alou!); todavía en 3er año de bachillerato quería ser médico, como mi padre. Pero en 1953 trajo la RCA un equipo de TV en circuito cerrado y lo puso en el quirófano del Hospital Militar Prof. Marión de la Universidad de Santo Domingo, y yo me antojé de ir a ver las cirujías que allí se hicieron en la mañana de un sábado y de esa visita salió mi decisión de estudiar ingeniería y no medicina. De esa visita de la RCA a Ciudad Trujillo surgió la primera emisora de televisión de RD y como la tercera en Latinoamérica (después de Cuba y México).

Se oía de vez en cuando de la desaparición de ciudadanos notables por su oposición a la dictadura, aveces por motivos baladíes. El Dr. Lithgow se fué al fondo del río Ozama en su cupé porque Ramfis Trujillo tenía su caballo preferido enfermo y lo mandó a buscar (el Dr. al parecer tenía caballos); Lithgow le dijo que él no era veterinario y se negó a ayudarlo...

Terminada la secundaria me mandó papá a perfeccionar mi inglés al American Language Center de la American University de Washington, D.C., Estados Unidos. Allí preparaban en inglés a los extranjeros que querían iniciar una carrera universitaria. Conocí a algunos latinos, especialmente nicaragüenses, venezolanos, colombianos, cubanos y a algunos asiáticos. Vivía en una pensión como a diez cuadras de la universidad. Después del curso de inglés, viajé en tren a Nueva York. Siendo Washington una ciudad tranquila limpia  y hermosa, NY me pareció brutal, sucia y fea: fué decepcionante. Me alojé en una pensión de una señora de La Romana que me había recomendado una vecina nuestra de aquí. Visité todos los lugares de interés de las guías de NY como en un mes.

Regresé a estudiar Ingeniería Civil en la Universidad de Santo Domingo; muchos compañeros del bachillerato estaban allí presentes; había algunos "becados" por el gobierno que eran espías de la dictadura -los llamados caliéses-. Servían para mantener el temor en el estudiantado. La carrera duró de 1954 a 1959 donde ya había mas inconformes que trujillistas y el terrible Servicio de Inteligencia Militar era temido por su omnipresecia en vehículos VW con un equipo de radio-comunicación que hacían creer que detectaba la emisora de radio que los ciudadanos estaban oyendo. El SIM encadenaba amistades en una base de datos en hojas de papel (no había computadoras), como lo hacen ahora las redes sociales en internet. 
Ya se sentía el final del trujillismo y era cosa de tiempo....poco tiempo. 
Fidel Castro había ascendido al poder en Cuba y me tocó pronunciar un discurso en su contra en la Universidad; me lo escribió un amigo ya ido. José Francisco Peña Gómez, que entonces era estudiante, pronunció también el suyo por la Facultad de Derecho esa misma tarde.

Terminada la carrera, muchos compañeros de estudio pudieron salir del país en busca de un postgrado; nuestros padres preferían tenernos lejos que expuestos a la maldad de la dictadura. Aprovechando ofertas de becas alemanas, solicitamos Manuel, Miguel y yo para estudios de postgrado; había que saber algo de alemán y no hubo muchos solicitantes, así que las conseguimos. Inicialmente no consiguió Manuel el pasaporte, porque su hermano abogado Cristóbal ya conspiraba contra la tiranía, y tuvo que irse meses mas tarde, aprovechando una visita de inspección de la OEA.

Estando en Hannover, Alemania, viviendo en una habitación de estudiante, esa mañana del 30 de mayo, a las 8 de la mañana mi casera me dijo "Sr. Read, el periódico de hoy trae la noticia del asesinato del dictador de la República Dominicana, llamado Rafael Trujillo"....No lo podía creer! Salí corriendo a la Universidad a encontrarme con Manuel a darle la buena noticia! El periódico ya la tenía publicada unas 5 horas después de haber sucedido el evento!

El asesinato del dictador marca el final de la Era de Trujillo.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario