miércoles, 18 de enero de 2012

La Hispaniola - Vista con los Ojos de Haití

por William Read, LfM THH (Alemania)

En este mundo traidor
nada es verdad ni mentira
todo es según el color 
del cristal con que se mira.... 

Ramón De Campoamor 


Fuimos el primer país del mundo en abolir la esclavitud..... Nacimos del anhelo de medio millón de escalvos congos, aradas, mondongos, nagos, ibos, capalons y fangs que decidieron rebelarse contra sus amos crueles, causando una rebelión sin precedentes en la historia (1791). Eliminamos a los amos franceses y ocupamos sus fincas.

Por causa nuestra Ellos se inventaron el Derecho Internacional -y lo hicieron sin consultarnos, a espaldas de nosotros: sin tomar en cuenta nuestra cultura, nuestro lenguaje, nuestra etnia ni nuestra religión. El derecho internacional previamente reinante se limitaba a medir la potencia, el alcance y poder destructivo de los cañones y el peso en oro de las arcas de los poderosos.

Pero Ellos fueron los intrusos que los trajeron de África; los verdaderos dueños habrían sido los favorecidos por los Amparos Reales de la Corona Española en los años que siguieron al Descubrimiento. Los españoles fueron en mas de una ocasión perdedores en guerras contra Francia y pagaron entregando la administración de algunas de sus colonias en América.

Vencimos al ejército mas poderoso del mundo (Francia), y aunque no pudimos expulsarlos de la isla, así lo hicieron esos vecinos -los criollos de Santo Domingo- 7 años mas tarde. Los soldados haitianos nunca le temieron a las balas enemigas - pues solamente le han temido a la mutilación de su cuerpo- un cuerpo mutilado no puede entrar al cielo en su religión: va al infierno indefectiblemente. Por eso nunca pudimos vencer a los criollos españoles de entonces ni a los dominicanos después; éstos, conscientes de las creencias de nuestros pobladores, han insistido en la táctica de luchar cuerpo a cuerpo con el "machete", herramienta de labranza del campesinado de la isla.

Una de nuestras principales metas ha sido desde siempre la eliminación total de la Cultura Hispánica en la isla, imponiendo la cultura que hemos traído de Africa; pero hasta ahora los resultados han sido exiguos. La Cultura Hispánica prevalece en la mayoría de los países de América; esta cultura ha estado penetrando lenta pero contínuamente hasta en los Estados Unidos, contaminando a los "wasp" de aquel país. A su vez, la cultura norteamericana ha infectado las culturas tradicionales de los hispanoamericanos. Tratando de introducir nuestra cultura africana al oriente de la isla con inmigrantes ilegales no ha sido muy eficiente: en corto tiempo esos ilegales absorben la Cultura Hispánica!

La poca experiencia en la administración de el primer país de ex-esclavos ha sido determinante en convertir la colonia mas rica de América en el país mas pobre del continente. Ya en los primeros años sufrimos la división del país en dos: un reino en el norte con su capital en Cabo Haitiano (antes capital de la colonia francesa -Cap Francais-) y una dictadura militar en el sur con capital en Puerto Príncipe. El ideal Dessaliniano -una e indivisibe, justa para todos..- quedó olvidado al caer nuesto héroe muerto en Pont Rouge (1806). No supimos negociar tempranamente el reconocimiento de nuestra soberanía, que en vez de imponer condiciones al vencido, concedimos a Francia el pago de jugosas indemnizaciónes por las propiedades confiscadas a los franceses: un corto-circuito entre el Derecho Internacional Público y el Derecho Internacional Privado. Imagínense que compramos al estado francés la ocupación ilegal de ciudadanos privados muertos. Pagamos 150 millones de francos, deuda que pesó por mas de 120 años sobre el tesoro del país.

La tenencia de tierras sigue por tanto, siendo irregular. El estado haitiano - a pesar de los intentos de la ocupación americana de 1915 - no ha podido imponer un sistema de titulación garantizado, convirtiendo esos títulos en verdaderos valores negociables como garantías bancarias. A su vez, el problema habitacional se complica por este motivo; los créditos para construír se limitan a personas pudientes con garantías de otra especie. No se ha podido tampoco establecer una ley de propiedad en condominio por las mismas razones. Se ha querido estigmatizar la falta de una cultura de convivencia en condominio, pero otros pueblos han aprendido a vivir en condiciones de respeto al vecino y no vemos porqué los haitanos no puedan aceptar el derecho de su vecino inmediato de vivir en paz.

En la época colonial había inicialmente 3 clases sociales: los amos blancos, los esclavos negros y los "affranchies" o mulatos afrancesados, con características de blancos pero inferiores a ellos. La revolución haitiana cambió este panorama, eliminando a los amos blancos. Las plantaciones cayeron en manos de los mulatos, que -sin experiencia- no supieron administrarlas ni hacerlas productivas. Petion entonces entregó las tierras a los antiguos esclavos que las convirtieron en tierras agrícolas de subsistencia y los mulatos se dedicaron a actividades urbanas, muy especialmente del gobierno.

Surgió una nueva clase social con la Cúpula Militar que junto a la Élite Urbana, ambos de habla francesa, manejan el país desde el Siglo XIX. La tercera clase social, los antiguos esclavos con poca o ninguna educación, sin conocimientos de la lengua francesa -solamente hablan creole-, ni del cristianismo -profesan el vudú- quedaron relegados a labores agrícolas y mantenidos alejados de los asuntos nacionales. La ocupación de la parte este (1822-1844) no rindió los frutos que se esperaban, tampoco pudimos eliminar la Cultura Hispánica y terminó con la separación y fundación de la República Dominicana, territorio del cual solamente hemos podido volver a ocupar el Valle de Guaba -hoy Departamento Centre-(1929), por otros motivos.

La emigración del campo a la ciudad en busca de mejores condiciones de vida por parte de los campesinos (que ya han depredado tierras que eran cultivables) ha estado cambiando lentamente este panorama, creando una clase media-baja con poca perspectiva de mejoría socio-económica. El campo produce cada día menos y ya la producción nacional es insuficiente para alimentar la población: somos macro-indigentes. Las tierras cultivables que nos quedan pueden verse en el mapa en verde.
Mapa de Evotranspiración de La Hispaniola

Estamos en una encrucijada que la clase pensante no ha podido (ni ha querido) resolver: "Lo que al tiempo se deja, al tiempo se queda", dice el refrán..... La palabra mágica es educación, pero el escollo del idioma creole parece ser insalvable: Desde 1961 se introduce como idioma oficial, junto al francés, en la República de Haití. Una falla estructural del idioma creole es la no-diferenciación entre los pronombres personales nosotros y vosotros (o ustedes), lo que implica irrespeto por lo ajeno!

Esta falla sistémica del idioma que habla el pueblo llano ha impedido la aceptación de los haitianos en los países en donde  se respeta lo nuestro y lo vuestro y una violación a esta norma se considera delito. Instituciones internacionales sobre Derechos Humanos se confunden al tldar de racistas o ultranacionalistas a los que rechazan a los haitianos negros creole-parlantes, cuando lo que rechazan es la cultura haitiana de un pseudo-idioma, inservible para el desarrollo tecnológico del pueblo haitiano. Esos portavoces de esas instituciones son aliados de la minoría haitiana dirigente del país, interesada en mantener al pueblo llano en la categoría de esclavos modernos a sueldo bajo.

Las  alternativas serán entonces cambiar el idioma oficial de Haití a inglés o a español (es incomprensible cómo seguimos usando el idioma de los que nos esclavizaron por tantos años!), pero la ausencia de maestros en cantidad suficiente para realizar el cambio lo han impedido. (Hoy podría Cuba suplir los maestros para conseguir esa meta, lo que haría posible una fusión -por lo menos económica- con los países vecinos a largo plazo).

La República Dominicana, nuestro país vecino, pudiera ayudarnos en esta tarea, regalándonos los planteles escolares, donde se impartiera la enseñanza en español de nuestros niños.  Ellos -los dominicanos- han tenido inmigraciones de turcos, árabes, chinos e ingleses, que luego de tres generaciones ya han olvidado su lengua materna y se han integrado culturalmente al continente americano!

No hay comentarios:

Publicar un comentario