domingo, 27 de noviembre de 2011

La Hispaniola - Vista Con Los Ojos de Inglaterra

por William Read, LfM THH (Alemania)

"En este mundo traidor
nada es verdad ni mentira;
todo es según el color
del cristal con que se mira..."

 Ramón De Campoamor

Llegamos  allí en 1631, antes que los franceses y los holandeses....., a La Asociación, una bella isla que así bautizamos y designamos gobernador al capitán Anthony Hilton. La poblamos con unos 600 habitantes, pero los españoles llegaron bien armados y nos la quitaron -en 1637 tuvimos que huír-.

Volvimos a intentarlo y esta vez Roger Flood puso pié en la isla, pero un francés llamado Levasseur lo destituyó y gobernó la isla por 12 años desde 1640. La llamaron La Tortuga y fué  puerto y ciudad libre abierta a piratas, contrabandistas y prostitutas. A la Isla grande (La Española) no llegamos.

Ya Sir Francis Drake, en enero de 1586, se había establecido en la plaza central de Santo Domingo, y exigió un rescate de 200,000 ducados y sólo pudo recolectar 25,000 después de un mes de sitio. Habíamos vencido a la "Armada Invencible" española en Europa, que tenía 132 navíos con casi 3000 cañones, y como botín de guerra nos tomamos el derecho de saquear su posesiones en América. Lo autorizó el Almirante Howard, de la corona inglesa....

El papa Alejandro había dictado una bula favoreciendo a España y Portugal -como si el papa fuera dueño de esas nuevas tierras y se las cediera a ellos dos con exclusividad- eso no era justo, había que darle igual oportunidad a todos!

Preferimos sentar pié en otras islas y territorios menos defendidos por los españoles: Terranova, Nueva Escocia (Canada), la Bermudas, las Bahamas, Honduras Británica, Jamaica, las Trece Colonias de América del Norte, Barbados y las Islas de Sotavento (San Cristóbal, Nieves, Montserrat y Leeward).

Las 13 Colonias


Aunque tampoco tuvimos éxito con la invasión del Almirante William Penn y el General Robert Venables  en 1655 a Santo Domingo, ya que un tal Conde de Peñalva nos esperaba cuando desembarcamos por el Río Haina, le ganamos fácilmente a los españoles en Jamaica!

Nos dedicamos muchos años a cultivar nuestras colonias, ajenos a los acontecimientos en La Isla Grande.

Muchos años después, tuvimos la oportunidad nueva vez mas de asediar a la Isla Grande, La Española, pero ahora del lado occidental, atacamos a Saint Domingue, que así se llamaba desde el Tratado de Nimega en 1678. Ese lado de la isla estaba gobernada por Francia y los franceses habían apoyado a los rebeldes de las Trece Colonias de Norteamérica, causándonos grandes pérdidas de recursos económicos que generaban esas colonias. Nuestro Capitán Howe tuvo una reunión secreta con un general negro que traicionó a los franceses, llamado Toussaint. Howe le prometió reconocimiento a un proyecto de país independiente que podría llamarse con un nombre indígena (por ej. Haití). Como se puede ver nosotros "bautizamos" a ese país!

Y cuando Haití no fué capaz de mantener la isla "indivisible", separándose Santo Domingo de Haití para formar la República Dominicana, nuestro cónsul Lord Palmestron fué el primero en reconocer la división.

Finalmente, para que conste en acta, ambos países actualmente existentes en La Hispaniola pudieron nacer y permanecer  vivos, gracias a nuestra intervención política. Pues Napoleón fué derrotado en Santo Domingo por Toussaint y Dessalines (1802) y mas tarde los franceses fueron expulsados de la isla (1809) por un sefardita de Santo Domingo español llamado Sánchez Ramírez.

Cómo creen que Francia a no iba a ripostar esa derrota? No lo hizo entonces porque Inglaterra le re-declaró la guerra a Francia . Y Francia prefirió concentrarse en un sólo frente, contra Inglaterra, postponiendo la campaña en La Hispaniola para una mejor opertunidad. Está aun pendiente porque derrotamos a Napoleón en 1814. Ambos países nos deben la vida!

No hay comentarios:

Publicar un comentario